Loop Music  
  Loop Music
  Introduccion
  Inicio
  Origenes
  => Origenes 1
  => Origenes 2
  => Origenes 3
  => Origenes 4
  Estilos
  Contacto
  Libro de visitantes
  Encuestas
  Noticias
  Recomendados
  Curiosidades
  Festivales
© Copyright 2008 ®
Creative Commons License
Creativos by katharsia is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 3.0 Unported License.
Depeche Mode
Origenes 3

1960-1980: Circuitos Integrados

Los circuitos integrados nacieron a principios de los años 60. Robert Moog, Donald Buchla y otros crearon una nueva generación de instrumentos electrónicos de fácil uso, fiables y populares. 

                    Robert Moog

A finales de 1963, a raíz de un encuentro casual con el profesor de música y compositor experimental HerbDeutsch, Robert Moog apartó los Theremins y los amplificadores portátiles de guitarra para aplicar los osciladores electrónicos a un posible uso musical. Su trabajo en casa le llevó a conseguir la unión de varios circuitos, un par de osciladores, sendos amplificadores y un modulador.

Lo revolucionario del diseño de Moog fue su empleo del control de la tensión para variar el tono del oscilador o el volumen del amplificador. Los instrumentos anteriores, como el Theremin, se basaban en condensadores que modificaban el tono de un oscilador, mientras que los teclados previos sólo recurrían a un conjunto de osciladores, uno por cada tecla, fijados de forma permanente a un tono definido.

El año siguiente, con la colaboración de Herb Deutsch, Moog presentó más circuitos controlados por tensión (incluido un filtro con un agradable carácter chillón) hasta que dio vida al primer Moog modular. Los prototipos de Moog circularon entre los miembros de la comunidad académica musical y, en el otoño de 1964, Moog pudo por fin hacer una demostración del mismo en la Audio Engineering Society. En esta convención, Moog ya recibió sus primeros pedidos, y descubrió que, en apenas tiempo, se encontraba sumergido de lleno en el negocio de la fabricación de sintetizadores modulares.


Las opiniones de muchos clientes se encargaron de forma involuntaria de modelar el desarrollo de los prototipos posteriores, y muy en particular las impresiones de un joven compositor llamado Walter Carlos (más tarde Wendy). Carlos había estudiado en el Columbia-Princeton Electronic Music Center (hogar del RCA Synthesizer), y estaba decidido a configurarse un impresionante equipo Moog modular. Casi todos los modulares que Moog vendía en los 60 eran para universidades o investigadores reconocidos como John Cage y Vladimir Ussachevsky, así que el sintetizador estaba bastante alejado de las masas. Sin embargo, Carlos tenía otras ideas, y comenzó a grabar con paciencia interpretaciones con sintetizadores de la música clásica de Bach.

 
Desde su difusión en 1968, Switched On Bach se convirtió en un triunfo musical y técnico, ya que se aprovechó de un modo espectacular la suma de la potencia y gama expresiva del Moog Modular. Pero lo más importante es que supuso un enorme éxito mundial que vendió más de un millón de copias y acabó por desplazar al sintetizador de las sombras académicas para ganarse un papel protagonista en la música popular.

Muchos músicos interesados en los sintetizadores se desanimaron ante la realidad de siete u ocho metros cuadrados de armario sólido, repleto de botones conectados por medio kilómetro de cables. La mayoría pidió algo más pequeño para poder transportarlo sin la ayuda de una maquinaria de elevación pesada, y su demanda recibió respuestas desde diversas fuentes.

Para empezar, una nueva firma llamada EMS iba a dar a luz el primer sintetizador portátil comercial. Aunque EMS (Electronic Music Studios) se convirtió en empresa en 1969, las personas que trabajaban en ella (Peter Zinovieff y David Cockrell) ya habían colaborado juntos durante toda esa década, como demostraba la producción de equipos para el estudio del primero.

Por su parte, Cockrell había diseñado e instalado un enorme sinte/vocoder controlado por ordenador llamado DOB (Digital Oscillator Bank), con otros dispositivos a medida. A finales de los 60 decidieron arriesgarse a producir algunos dispositivos de comercialidad viable.



El resultado fue el VCS3. Las siglas se referían a Voltage Controlled Synthesizer, mientras que la cifra describía su número de osciladores. Se trataba de una carcasa de madera con forma de L de unos 45 centímetros de altura, y lo bastante ligero como para que una sola persona pudiera transportarlo, lo que sin duda respondía a los sueños de cualquier intérprete de sintetizador. Para empezar, el VCS3 desarrollaba un concepto modular y utilizaba una matriz de pines en lugar de cables para conectar los diversos circuitos. Esto lo hizo muy flexible (razón por la que gustaba a mucha gente), aunque su resultado aún era desalentador (a muchos no les gustaban sus limitaciones).

También sufrió el efecto de unos VCO muy inestables, que causaban una pobre estabilidad tonal. Estas carencias motivaban que el VCS3 no aguantara afinado un concierto completo. No obstante, los fallos no disuadieron a un joven Brian Enoa la hora de subirse al escenario con un peinado estrafalario y un VCS3 como instrumento de acompañamiento de Roxy Music, en 1971. Su intención era emplearlo a fondo para dar forma al sonido del grupo. Pese a sus defectos, el VCS3 fue el primer sintetizador portátil, ganando por poco incluso al más famoso y buscado instrumento de la posteridad.

El MiniMoog apareció en el verano de 1970, y se ha consagrado como el sintetizador más clásico de la historia. Aunque hoy es habitual, su camino de señal previo a la conexión supuso una enorme innovación que permitía al usuario tocar música desde que enchufaba el instrumento.

Esto, junto al teclado incorporado, lo convirtieron en el sintetizador con el aspecto más amigable del mercado. Si le añades su famoso sonido cálido, obtendrás la fórmula de un triunfador absoluto. O no... Lejos de recibir las alabanzas que su legendaria condición le reporta en la actualidad, en su momento las tiendas musicales americanas no recibieron con buenos ojos la existencia del MiniMoog

Es más, no veían un mercado real para ningún sintetizador y durante el primer año de vida del aparato no cambiaron de opinión. Por suerte para Moog (y para el mundo del sintetizador en general), un tal Dave Van Koevering decidió montar su propia empresa para vender unidades de MiniMoog a tiendas musicales poco predispuestas, bajo la premisa de no aceptar nunca una negativa por respuesta. Su mezcla de determinación y astutas técnicas de venta hizo que los comercios del ramo empezaran a llevarse el MiniMoog poco a poco. Ya a finales de 1971 comenzaba a formarse la leyenda que hoy conocemos.

LOOP MUSIC  
 

¿Vas a ir a la nueva gira de DM?
SI 100%
NO 0%
4 Votos totales


 
Publicidad  
   
Reloj  
 
 
Contador  
 
Gracias por tu visita.

Si deseas publicitarte en esta web, acude a la seccion contacto y escribenos.
 
Curiosidades  
 

 
Calendario  
 

 
Hoy habia 1 visitantes (8 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=